Colmena te informa: La evolución de los costos de la salud

Estimado afiliado:

Todos quienes formamos parte y accedemos a los beneficios de la salud privada en Chile enfrentamos hoy una situación de incertidumbre. Los costos de la salud se han incrementado a un ritmo cada vez más acelerado y seguirán creciendo en Chile y en el mundo. Esta es una realidad constatada por expertos, informada por los principales medios de comunicación e, incluso, reconocida por las autoridades de gobierno.

"necesitamos con urgencia una nueva ley que se haga cargo de este problema y también solucione las demandas que Usted y todos los usuarios requieren"

Como Isapre no definimos los precios y tarifas cobradas por los prestadores de salud (clínicas, hospitales, laboratorios, consultas médicas). Tampoco podemos frenar la frecuencia con que cada persona hace uso de esos servicios, que es cada vez más alta y presiona los costos al alza. Y aunque promovemos un uso correcto de las licencias médicas, no podemos impedir el aumento en la prescripción de estos permisos, que en 2015 consumieron el 15,7% del gasto sobre las cotizaciones de salud y reducen los recursos para gastos médicos. A ello se suma el envejecimiento de la población, que implica un incremento en las cargas de enfermedades de las personas.

El alza de los costos de la salud es constante y crece año a año por sobre el IPC. Ello impide aspirar a mantener los planes de salud a un valor reajustado solo a este indicador y, por el contrario, hace necesario que los planes deban ser reajustados anualmente en proporción a los incrementos de los costos

La creciente judicialización de los planes de salud ha agudizado el problema en vez de remediarlo, pues, como aseguran expertos y autoridades, si los costos siguen subiendo y los precios continúan siendo congelados, se arriesga la viabilidad de todo el sistema privado (clínicas, hospitales, centros de salud, laboratorios y aseguradoras) y las consecuencias afectarían no solo a los afiliados de las Isapres, sino a los pacientes de todo el país, dado que el sistema privado también es ocupado por los usuarios de Fonasa.

Es por ello que necesitamos con urgencia una nueva ley que se haga cargo de este problema y también solucione las demandas que Usted y todos los usuarios requieren, como acabar con la cautividad, terminar con las preexistencias dentro de las Isapres, tener un arancel único para que los afiliados puedan comparar valores y encargar a un tercero independiente que las alzas de precios de los planes tengan por único propósito recuperar el alza real de los costos de la salud.

Todas estas son medidas que apoyamos para dar viabilidad al sistema de salud privado y permitir que sea validado por todos sus afiliados. Incluso, en Colmena ofrecimos poner un tope a nuestra utilidad de 4% sobre las ventas, prometiendo devolver a los cotizantes los dineros que excedan ese límite.

Estamos convencidos de que la salud privada es y ha sido un gran aporte para mejorar la calidad de vida de los millones de chilenos que acceden a ella; tanto los 3,3 millones que pertenecen a las Isapres como los 5 millones de Fonasa que se atienden en clínicas y consultas privadas.

De hecho, según la “Segunda Encuesta de percepciones sobre el sistema de Isapres” hecha por Cadem en octubre de 2015, un 73% de los afiliados del sistema privado creen que la calidad del sistema privado de salud es buena o muy buena. Además, según la misma encuesta Cadem, un 83% de los encuestados prefiere la libertad de escoger dónde usar su 7% de cotización de salud.

Lo invitamos a seguir informándose, esperando que se concreten los cambios que puedan sustentar estas propuestas, en favor de su salud y de todo el sistema.


Leer Más...