Si las personas hicieran cambios en sus hábitos de vida, el 30% de las muertes por cáncer podrían evitarse.

El 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que puede afectar a personas de cualquier género y edad, por eso queremos crear conciencia acerca de su prevención.

El cáncer es una enfermedad que se presenta debido a cambios que se producen en un grupo de células normales del organismo, las que generan un crecimiento anómalo e incontrolado y dan lugar a un bulto llamado tumor. Existen los tumores benignos que no son cancerosos, los que rara vez suponen una amenaza vital y no se propagan a otras partes del organismo. Sin embargo, la enfermedad “Cáncer”, permite el desarrollo de tumores malignos que crecen más rápido, algunos con capacidad para diseminarse y comprometer tejidos vecinos y/o lejanos.

Existen 4 factores de riesgo relacionados con los hábitos y estilo de vida y, potencialmente modificables.

Algunos factores de riesgo específicos para el cáncer incluyen las infecciones crónicas por virus del papiloma humano (HPV) -para cáncer cervicouterino-, hepatitis B o C – para cáncer de hígado-, y H pylori -para cáncer de estómago.

 

Signos y síntomas más comunes del cáncer

Si bien estos podrían ser similares al de otras enfermedades, al ser persistentes o empeorar en el tiempo, se recomienda acudir al médico para determinar la causa:

Cansancio o agotamiento extremo que no mejora con el descanso.

Pérdida o aumento en el peso de 5 kilos o más y que no sea por alguna razón aparente.

Problemas de la alimentación tal como no tener hambre, problemas de deglución o para tragar alimentos, dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Inflamación o protuberancias en cualquier parte del cuerpo.

Endurecimiento o una masa en el seno o en cualquier parte del cuerpo

Dolor, especialmente el que surge de forma nueva y sin razón aparente, y que no desaparece, sino que incluso podría empeorar.

Cambios de la piel tal como alguna protuberancia que presente algún sangrado o cuya piel se vuelva de textura escamosa; algún lunar nuevo o un cambio en alguno de los lunares, ulceración que no se cura con facilidad, o una coloración amarillenta en la superficie de los ojos (ictericia).

Sangrado inusual o amoratamiento sin razón aparente.

Cambios en los hábitos intestinales, tal como estreñimiento o diarrea que no desaparece, o algún cambio en el aspecto de las heces.

Fiebre o noches con sudoraciones.

Visón o problemas de audición.

 

La importancia de prevenir

Nuestro programa “En Colmena Juntos Prevenimos” promueve el acceso a exámenes SIN COSTO para prevenir el cáncer de mama y cervicouterino, beneficio otorgado a nuestras afiliadas de 50 a 59 años y 25 a 64 años, respectivamente cada 3 años. Emite los bonos a través de tu Sucursal Virtual > Atajos rápidos > Exámenes Preventivos.

Además, en Colmena contamos con el beneficio Convenio Bono Costo Cero donde nuestros afiliados pueden acceder a otras atenciones de exámenes, imágenes y resonancias gratuitos para complementar su monitoreo de salud. Revisa el detalle aquí.

Los problemas de salud GES también consideran atenciones para ciertos tipos de cáncer, como el cáncer en mayores de 15 años, de testículos, gástrico, de próstata, entre otros; otorgando un copago fijo y conocido para atenciones en la etapa de diagnóstico y tratamiento, tanto en caso de sospecha, diagnóstico o reaparición de la enfermedad. Conoce nuestra Red GES aquí.

Fuente: Ministerio de Salud Chile, Organización Panamericana de la Salud, American Cancer Society, FALP.